Bienes raíces: invirtiendo en tu calidad de vida

Bienes raíces: invirtiendo en tu calidad de vida

Bienes raíces: invirtiendo en tu calidad de vida

Cuando hablamos de calidad de vida, estamos manejando un concepto muy amplio. Este concepto múltiples factores objetivos, los cuales en conjunto generan un bienestar subjetivo. Recordemos que la subjetividad radica en la percepción única y personal de cada individuo. Sin embargo, todo aquello que es objetivo puede ser medido y analizado bajo criterios estandarizados.

En la calidad de vida intervienen factores que van desde lo emocional, personal y material. Estos factores afectan e influyen en la vida de cada persona. Por ende, cuando hablamos de calidad de vida es imprescindible tomar en cuenta los recursos materiales que tenemos disponibles para el futuro.

¿Contamos con ingresos suficientes y confiables?

Poder cubrir nuestros gastos de vivienda, alimentación, salud y transporte, es fundamental en el contexto material. La inquietud respecto al monto y confiabilidad de nuestros ingresos nos acompaña durante toda nuestra etapa productiva. Pero es especialmente relevante a medida que nos acercamos a la vejez.

Tengamos presente que en el mundo actual y en el que viene, la tendencia muestra que ningún empleo ni emprendimiento es 100% confiable, y ninguna pensión de jubilación es suficiente. Adicionalmente, al hacernos mayores disminuye nuestra capacidad y velocidad para generar ingresos. Y la edad trae consigo el incremento de gastos relacionados con salud, medicinas y cuidados especiales.

No se trata de ser pesimistas. Sino de entender y aceptar nuestro ciclo de vida, y prepararnos lo mejor posible para cada etapa. Para afrontar nuestro presente y futuro de forma acertada, debemos evaluar opciones. Nos tienen que permitir recibir ingresos más allá de un salario, de dividendos de empresas o de una pensión.

¿En qué debemos invertir para mejorar nuestra calidad de vida actual y futura?

Al buscar alternativas que provean los recursos materiales necesarios para tener una calidad de vida óptima, las inversiones inmobiliarias se han convertido en una opción ideal para mejorar las condiciones actuales y la esperada jubilación.

A lo largo de los años, entre muchas modalidades e instrumentos de inversión, los bienes raíces han demostrado ofrecer importantes ventajas como activos o generadores de ingresos:

  • Bajo riesgo y baja volatilidad, comparado con el mercado de valores, divisas y otros instrumentos.
  • Incremento directo de tu patrimonio y el de tu familia.
  • Son fáciles de analizar y controlar.
  • Están protegidos de la inflación.
  • Otorgan beneficios tributarios si se trata de viviendas de menos de 140m² de construcción, de acuerdo al DFL 2.

En el corto plazo, podría parecer que el pago inicial es muy alto. Esto hace que a veces algunas personas prefieran, por ejemplo, adquirir acciones. Sin embargo, en el largo plazo el retorno que ofrecen los inmuebles es mayor que el de las acciones y otras inversiones.

Otro punto a favor es que los inmuebles cuentan con seguro de vida, por lo tanto si el titular fallece, la propiedad queda pagada y los familiares no deben asumir deudas.

Conclusión

Adquirir bienes raíces es dar un paso firme de cara al futuro, sin permitir que el acelerado ritmo de los cambios en nuestro entorno nos afecte. Es, sin lugar a dudas, la inversión más acertada para cubrir el factor material. Factor clave que nos ayudará a mejorar y consolidar nuestra calidad de vida actual y futura. Un Personal Shopper Inmobiliario® nos facilita en este contexto de realizar esta inversión y así ayuda a aumentar nuestro bienestar personal en el corto y largo plazo.

Comentarios

  • No hay comentarios.

    Se el primero en comentar, rellena el formulario con tu comentario

Seguir Leyendo

©2013-2019 Bienisimo | Todos los derechos reservados.